Propiedades de los tocoferoles naturales

Descripción: El extracto natural rico en tocoferoles es un líquido claro, viscoso y de aspecto aceitoso, de color ambarino y olor característico. Se oxida en contacto con el oxigeno atmosférico, la luz y los medios básicos. Es insoluble en agua y soluble en disolventes orgánicos, grasas y aceites.

Indice de refracción (20°C):  

1.503-1.507

Viscosidad (20°C)

5000-6000cps

Densidad (25°C)

0.970g/cc

 

 

 

Cuando los radicales libres atacan a los ácidos grasos poliinsaturados  (PUFA) la Vitamina E impide que se formen los radicales hidroperóxido (ROO·), que se propagarían rápidamente en cadena, y como consecuencia se alteraría la estructura y funcionalidad de la membrana celular. Es decir,  la Vitamina E neutraliza los radicales ROO· manteniendo así la integridad de la membrana.

El sinergismo antioxidante entre los Tocoferoles naturales (Vitamina E) y la Vitamina C esta bien establecido. Ambos compuestos están implicados in vivo e in vitro con reacciones redox relacionadas con la auto-oxidación. Las membranas celulares y las lipoproteínas del plasma contienen Tocoferol natural, que actúa como un antioxidante rompedor de cadena. Es una molécula altamente lipofílica que se localiza en el interior de las membranas biológicas. La Vitamina C es soluble en agua. Las reacciones de ruptura de cadena convierten el Tocoferol en su radical. Este radical es no reactivo, y no reacciona con los ácidos grasos. Sin embargo, el radical Tocoferol tiende a migrar a la superficie de la membrana y es convertido de nuevo en Tocoferol por reacción con la Vitamina C (Ac. Ascórbico). Así, el Tocoferol y la Vitamina C empiezan a contrarrestar las consecuencias de la peroxidación en lipoproteínas y membranas en el comienzo de este proceso. En sistemas lípido-agua la auto-oxidación depende de reacciones de cambios radicálicos entre Tocoferol y Vitamina C. Esto se ha demostrado en experimentos in vivo y en modelos usando una fase de micelas o liposomas en los que está presente el Tocoferol con el sustrato (linolato) y otra fase acuosa con Vitamina C. 

Dicho de otra manera durante el mecanismo de defensa la Vitamina E es oxidada y pierde su capacidad de combatir los radicales libres, pero al estar en contacto con la Vitamina C, ésta la reduce a su forma bioquímicamente activa. Por esta  razón es más efectiva en presencia de sinérgicos como la Vitamina C.

En resumen: la Vitamina E tiene características antiinflamatorias e hipoalergénicas que la hacen apta para todo tipo de pieles, es un poderoso antioxidante,  es efectiva contra los efectos dañinos de los radicales libres (antienvejecimiento), protege y repara la piel del deterioro solar, reduce las líneas y arrugas faciales, y suaviza la piel.     

Por lo que la Vitamina E y los Tocoferoles naturales son, y pueden ser, ampliamente usados en casi todas las formulaciones actuales de geles, cremas y cápsulas existentes en el  mercado (champús, geles, cremas de manos, cremas rejuvenecedoras y protectores, cápsulas de Vitamina E con aceite de aloe vera, etc.)

Su uso también se debe a su efecto protector para el resto de los componentes de las cremas, geles y cápsulas, ya que al ser un gran antioxidante, también protege de la oxidación la fase lipídica de los preparados cosméticos (alargando así la vida útil de estos productos). 

De esta forma permite que los compuestos activos, aceites esenciales y fragancias permanezcan más tiempo en forma activa mejorando así su rendimiento.